Dentro de la actual gama Vespa, la PX es la única que ofrece el cambio de cuatro marchas en el manillar: un signo inconfundible e histórico para los apasionados, además de un diseño original y por encima de cualquier moda. La mayoría de las unidades producidas y comercializadas y aún circulando por las carreteras de todo mundo, son el testimonio de una robustez y fiabilidad proverbial, pero también del amor que une a cada Vespa con su propietario. Desde siempre la carrocería de Vespa hace de chasis monocasco autoportante, una exclusiva que siempre ha distinguido Vespa de cualquier otro scooter. La PX se mantiene fiel a esta línea constructiva que, además de clasificarla como un clásico absoluto, garantiza prestaciones superiores en cuanto a rigidez y precisión de conducción. La suspensión delantera con brazo oscilante – solución técnica indisolublemente ligada a Vespa – acoge un muelle helicoidal y amortiguador hidráulico de doble efecto.

Motor: 
monocilíndrico QUASAR, 4 tiempos 4 válvulas, inyección electrónica, catalizado
Cilindrada: 
300cc
Potencia máx. en el cigüeñal: 
15,8 kW -21,5 CV- a 7.500 rpm
Suspensión delantera: 
Monobrazo con muelle helicoidal y monoamortiguador hidráulico de doble efecto
Suspensión trasera: 
Muelles helicoidales con precarga regulable (4 posiciones) y 2 amortiguadores hidráulicos de doble efecto)
Freno delantero: 
inox ø 220 mm con mando hidráulico
Freno trasero: 
inox ø 220 mm con mando hidráulico
Rueda delantera: 
Tubeless 120/70 - 12”
Rueda trasera: 
Tubeless 130/70 - 12”
Altura asiento: 
790 mm
Capacidad depósito: 
9,20 litros
Homologación: 
EURO 4
Garantía: 
2 años desde fecha matrícula
Kms.: 
1 000
Año: 
2019